Allegueto

El casco azul observaba cómo los refugiados iban instalándose en el campamento bajo la tormenta.
No podía oír el llanto de los niños, había subido al máximo el volumen del ipod y el piano sonaba como si la lluvia hubiese aprendido geometría.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s